En los últimos tiempos, especialmente en el año anterior, el país y el mundo entraron en una etapa de profundos cambios, el panorama laboral y empresarial no fueron la excepción. Estas son las tendencias sobre el relacionamiento laboral en Colombia:



Pandemia y actualidad

La situación social y económica actual ha presionado nuevas formas de trabajo como respuesta a los problemas de informalidad que son visibles y se han agravado, además de la necesidad de construir políticas más incluyentes y significativas para resolver modelos de protección social. Dentro de este factor se encuentran cambios en las condiciones de trabajo, género y jóvenes, igualdad y condiciones laborales para poblaciones que pudieran considerarse discriminadas. También en los nuevos modelos de trabajo y cómo asimilarlos fuera del marco legal. Finalmente, un mayor interés en el análisis de contexto y lo que está ocurriendo alrededor de todo el mercado laboral.


Aumento en niveles de Conflictividad Laboral

 

La afectación de condiciones económicas y sociales, derivadas de la situación actual, ha hecho que sectores como el de los servicios se resientan más que otros con mayor capacidad de continuar desarrollando su actividad productiva. Esto presiona los siguientes ajustes laborales: retiros, modelos de compensación y modificación de esquemas. Además, limita la posibilidad de mejoras o de construcción de beneficios extralegales hacia el futuro.

 

Para muchas empresas el escenario actual se está convirtiendo en el esquema y modelo de compensación ideal, de cara a volverse más eficientes en términos del gasto y del costo laboral.

 

Con seguridad, durante este año y los siguientes, habrá discusiones asociadas a cómo el IPC o el incremento del salario mínimo va a impactar los procesos salariales o de negociación colectiva. Si a eso se le suma el tema de la informalidad, es posible que surjan unos mayores niveles de conflictividad laboral en el transcurso de los próximos meses.

 

Aún existen compañías en las que el tema laboral ocupa un segundo nivel. Y eso, con el paso del tiempo puede convertirse en un factor costoso en términos de productividad y en la necesidad de crecer y ser más eficientes en el mediano y largo plazo. Por eso, es muy importante que las empresas empiecen a trabajar en modelos de contexto que no sean puramente reactivos, sino que adquieran una mayor importancia en los éxitos empresariales.

 

 

Modelos de teletrabajo y digitalización en el país

 

La pandemia trajo el tema del trabajo en casa y lo hizo para quedarse, porque la estructura que están adoptando algunas de las organizaciones del país, no solamente grandes sino medianas, es empezar a revisar hacia el interior si realmente su modelo de trabajo justifica tener el 100% de sus empleados en presencialidad o si es el momento de tomar decisiones basadas en el análisis de factores objetivos para tener total o parcialmente una población en trabajo en casa o remoto.

 

Esto necesariamente va a cambiar los modelos de trabajo, lo que significa que los esquemas de productividad también van a cambiar, al igual que los modelos de emprendimiento, y eso tendrá que modificar los esquemas de compensación, de beneficios y las condiciones de trabajo de las personas.

 

Estas 3 tendencias van a exigir crear un modelo de planeación mucho más anticipado para poder atender los cambios laborales que se avecinan; un mejor análisis del contexto en el que se están moviendo para que las decisiones que se tomen no sean tan reactivas y que puedan lastimar al recurso humano y a las empresas, sino hacerlo con una mejor estructura, con pasos bien definidos, de manera mucho más organizada, de cara a facilitar modelos de ajuste y cambio que necesitan las compañías a la luz de estas tendencias que está teniendo el mercado.


Contáctenos

Si le interesó este artículo y quiere recibir más información déjenos sus datos:

*Campos obligatorios