El mundo del trabajo y la forma en que se realiza está cambiando. La mayoría de las organizaciones que surgieron en la “era analógica”, tienen una estructura basada en puestos, que determinan las responsabilidades a realizar y las personas están asignadas a esos puestos, en los que permanecen a menos que surja un movimiento lateral o una promoción.

 

Sin embargo, la necesidad de agilidad y aprendizaje continuo está cambiando la forma de realizar el trabajo. Si bien los puestos no están desapareciendo ni desaparecerán completamente en el corto plazo, se están empezando a “deconstruir” en roles que agrupan una serie de capacidades y habilidades. En la medida en que las empresas se van moviendo de estructuras más tradicionales a nuevas formas de trabajo, por ejemplo, basadas en proyectos, se requiere más flexibilidad en la manera en que se define el trabajo, se asigna el talento, se manejan las carreras y se valora a los empleados.


 

 

Frente a estos cambios, ¿la metodología IPE de evaluación de puestos de Mercer sigue siendo relevante? Descargue nuestro artículo para conocer la respuesta. 


Descargue el artículo