Las relaciones laborales en su manera más amplia realmente están asociadas a cómo construir modelos de entendimiento y de relacionamiento con los trabajadores, independientemente de si son sindicalizados o no.

 

Si bien los síntomas de conflictividad laboral en una empresa pueden ser complejos de identificar, hay ciertas variables que pueden determinar situaciones de conflictividad dentro de las compañías:

 


1. Factores externos que estén asociados a conflictividad de tipo regional o en relación con los propios actores que participan de las relaciones laborales dentro de la empresa.

 

2. Factores internos asociados a un aumento de reclamaciones de manera informal: conversaciones, temas de clima laboral y expresiones de los trabajadores al no estar de acuerdo con lo que ocurre al interior de la empresa. O de tipo formal: derechos de petición, comités de reclamos, reclamaciones judiciales y reclamaciones ante el Ministerio del Trabajo.

 

3. Factores de conflictividad asociados a diferencias recurrentes en modelos de compensación o de beneficios y en condiciones de trabajo.

 

¿Cómo se pueden identificar? A través de un análisis de factores de clima laboral, de carácter subjetivo, de modelos de comunicación al interior y modelos de expresión escrita o digital de reclamación por parte de los trabajadores frente a la empresa por diversos motivos.

 

Los efectos de la conflictividad laboral, ya sea por no mantener modelos de comunicación adecuados, por no tener mecanismos para atender las necesidades o por temas de clima laboral, pueden generar todo tipo de reacciones negativas para la empresa.

 

Por eso, la invitación es a identificar esos factores dentro de cada categoría, con el fin de poder crear mecanismos y medios construidos por la compañía para mantener comunicaciones sostenidas y eficientes.

 


Contáctenos

Si le interesó este artículo y quiere recibir más información déjenos sus datos:

*Campos obligatorios