La elección presidencial de los EE.UU. sobre la movilidad global

Efectos de las elecciones presidenciales de los EE.UU. sobre la movilidad global

El clima político vivido en 2016 deja a muchos con interrogantes acerca del futuro de la movilidad. El 24 de junio, el Reino Unido votó en un referéndum a favor de abandonar la Unión Europea, y el 8 de noviembre, Donald Trump fue elegido como el cuadragésimo quinto presidente de los EE.UU.

En ambas elecciones, el electorado debía decidir entre dos resultados muy diferentes y totalmente opuestos. La mayoría de las encuestas previas a estas elecciones no reflejaban los resultados finales. En ambos casos, las encuestas crearon la expectativa de que las políticas y el rumbo de estos dos países continuarían por el mismo camino después de las elecciones. Sin embargo, los resultados dejaron a muchos en la incertidumbre de lo que deparará el futuro.

El impacto total de las elecciones presidenciales de los EE.UU. no se sabrá por un tiempo; sin embargo, lo que sí podemos afirmar es que podría tener consecuencias significativas para el comercio internacional y la inmigración. Los cambios en estas áreas, a su vez, podrían afectar significativamente los programas de movilidad.

El Presidente electo Donald Trump presentó su “Plan de 100 Días”, su guía básica que representa su compromiso con el pueblo estadounidense con relación a los acontecimientos que tendrán lugar durante los primeros 100 días de su presidencia. Probablemente firmará algunas órdenes ejecutivas que podrían repercutir en este período inicial, pero debe trabajar con el Congreso de los Estados Unidos para la aprobación de la mayoría de las disposiciones establecidas en su plan. Es probable que cualquier cambio legislativo se extienda más allá de sus primeros cien días de gobierno y es posible que se enfrente a algunos retos o experimente cambios significativos. Por ejemplo, la última vez que EE.UU. experimentó una importante iniciativa de simplificación tributaria pasaron casi cuatro años desde el momento en que la idea fue introducida hasta que el proyecto definitivo se convirtió en ley (la cual era muy diferente de la idea inicial de simplificación tributaria).


El plan de 100 días que se ha establecido ofrece un cambio drástico en el rumbo de las políticas de los EE.UU., específicamente en cómo EE.UU. tratará con otros países las cuestiones relativas al comercio y la inmigración.

Impacto en la movilidad

El mayor impacto en la movilidad a partir de la aprobación de estos programas propuestos se verá reflejado en el comercio. El impacto total que tendrá cualquier cambio en las políticas comerciales sobre el negocio y, específicamente, sobre la movilidad es incierto. Las compañías podrían verse afectadas de diversas maneras, con la posibilidad de consecuencias positivas y/o negativas. El impacto en los EE. UU. dependerá de qué programas se lleguen a aprobar, en lugar de cómo serán aprobados dichos programas.

La puesta en práctica de los cambios recomendados en el plan de 100 días en relación con los actuales acuerdos comerciales podría tener un impacto significativo en la movilidad, considerando los tipos de asignaciones que se observan actualmente y el costo de los beneficios ofrecidos. Las restricciones comerciales podrían tener el resultado deseado de que las compañías trasladen sus operaciones a los EE.UU., lo que significaría mayor movilidad hacia y dentro de los EE.UU. También podría traducirse en el alejamiento de los socios comerciales y el cierre de instalaciones en el extranjero, con el resultado de mayores transferencias desde países fuera de los EE.UU. hacia otros lugares en el extranjero.

Las restricciones comerciales también pueden repercutir significativamente en el precio de los productos. Las restricciones comerciales suelen generar una menor oferta de importaciones y si se imponen aranceles –a costos más elevados– se produce un incremento de precios generales en los EE.UU. De manera similar, si EE.UU. impone restricciones o aranceles, otros países pueden hacer lo mismo en represalia, incrementando el costo de los productos estadounidenses en el exterior. Con la posibilidad de una mayor volatilidad de los precios, controlar el costo de vida y su impacto en los empleados será aún más crítico.

Algunas políticas propuestas beneficiarían a algunas industrias, como energía. La existencia de una menor regulación puede aumentar la capacidad de hacer negocios, ampliando el suministro y generando una reducción de los precios de energía y productos relacionados. La aprobación de estas políticas puede aumentar la movilidad de estas industrias tanto a nivel nacional como internacional. Las políticas relativas a determinados proyectos para mejorar la infraestructura beneficiarían a la industria de la construcción en ciertas áreas, aumentando la necesidad de trabajadores calificados en dicho sector y creando movimiento de mano de obra calificada en estos lugares.

Tipos de cambio

Se especula que las tasas de interés aumentarán en un futuro próximo y que fomentarán la inversión extranjera en los EE.UU., aumentando el flujo de dinero en el país. La mayor demanda de inversiones estadounidenses fortalecerá el dólar estadounidense frente a las monedas extranjeras. El fortalecimiento del dólar estadounidense afectaría el costo de los programas de movilidad corporativa, incrementando el costo de las asignaciones a los EE.UU. y reduciendo el costo de las asignaciones fuera del país. Los expatriados estadounidenses podrán ver disminuir las prestaciones relacionadas con la asignación, ya que se requieren menos dólares para realizar compras en el extranjero, mientras que las prestaciones para los asignados en los EE.UU. aumentarán a medida que el dólar estadounidense se fortalezca frente a su moneda local.

Costo de movilidad

El cambio propuesto en la legislación fiscal de los EE.UU. también podría tener un gran impacto en el costo total de los programas de movilidad. La eliminación de los incentivos fiscales de los EE.UU. a la movilidad podría incrementar significativamente el costo de estos programas. La reducción de las tasas impositivas, según se propone, exigirá la eliminación de ciertos incentivos fiscales, principalmente exclusiones, deducciones y créditos. La eliminación de incentivos que beneficien a la movilidad podría dar lugar a un aumento importante del costo de los programas de movilidad. La eliminación o reducción de beneficios como la deducción por gastos de mudanza, la exclusión por ingresos devengados en el extranjero, la exclusión por venta de vivienda o las operaciones de venta de vivienda exentas de impuestos daría lugar a costos significativamente mayores tanto para los asignados como para los programas de movilidad. En función de los cambios específicos que finalmente se lleven a cabo, el resultado podría aumentar significativamente el costo fiscal de la movilidad.

Inmigración

Actualmente no anticipamos ningún impacto negativo en la movilidad con relación a la inmigración. Al igual que ocurre con los cambios impositivos, las normas de inmigración no cambiarán durante los próximos meses y una modificación puede llevar años. En principio, es probable que la mayoría de los cambios estén orientados a la inmigración ilegal.


Mercer seguirá atento a la situación y controlará su impacto en los programas de movilidad de nuestros clientes. Póngase en contacto con su consultor de Mercer ante cualquier consulta o si desea continuar analizando el tema en mayor profundidad.

  Efectos de las elecciones presidenciales de los EE.UU. sobre la movilidad global
Por favor, llene los siguientes campos.
*Campos requeridos