Enfrentándonos a tiempos de cambio

Los últimos meses en Chile no han sido fáciles. Desde octubre del año pasado, hemos enfrentado situaciones de crisis que nos pusieron frente a la obligación de reaccionar y adaptarnos a entornos poco conocidos. En ese contexto, esta pandemia llega a sumar nuevos y repentinos cambios que hemos debido experimentar de manera forzada. En suma, venimos atravesando tiempos de incertidumbre constante, que ha llevado a paralizar inversiones y proyectos a corto, mediano y largo plazo.

La pandemia que hoy vivimos es seguramente una de las crisis más complejas que nos tocará experimentar a lo largo de la historia, debido a su índole humanitaria y global. Tendremos que enfrentar consecuencias sociales y económicas que hasta el día de hoy nos cuesta trabajo imaginar.

Tiempos de conversión

El mundo está en un proceso de cambio, y en ese contexto Chile está atravesando un desafío sin precedentes. Esto nos obliga como compañías a reaccionar de la mejor forma posible pero también tener la mirada puesta en el futuro y en el rol protagónico que debemos ocupar para ayudar a construirlo.

Sin duda el advenimiento del Covid-19 ha acelerado tendencias que no son nuevas, como la digitalización que ha transformado diferentes campos tales como: la salud, el trabajo, en cómo nos comunicamos, educamos e incluso cómo consumimos. En ese sentido, tenemos la convicción que todo esto llegó para quedarse.

Esta “nueva normalidad” se convierte en un gran desafío y al mismo tiempo, en una gran oportunidad. Es por eso que, en estos momentos, he recordado lo que nos enseñó Charles Darwin al decir: “Lo más importante no es ser el más fuerte, ni ser el más grande, lo más importante es nuestra capacidad de adaptación y la flexibilidad para adaptarnos al nuevo entorno”. Es justamente esto lo que nos va a permitir superar y sobrevivir estos nuevos desafíos.

Las áreas en las que Mercer se ha desarrollado a lo largo de su historia y a lo ancho del mundo con presencia en más de 130 países, nos ha permitido ayudar a más de 120 millones de personas en entornos de cambio permanente. Desde esa experiencia, vemos que lo relevante hoy es el cuidado de la salud, el desarrollo de las carreras profesionales y el resguardo del patrimonio, que son justamente nuestras tres líneas de negocio y, por lo tanto, el propósito de Mercer.

Un nuevo cambio se acerca, continuemos enfrentándolo juntos

Las últimas semanas estuvimos atentos y conectados con ustedes, acompañándolos en sus desafíos, preocupaciones, e incluso frustraciones. Los tomamos y junto con nuestra experiencia y expertise, nos permitieron reaccionar y tomar los caminos más adecuados.

Pero como comentábamos en un principio, este tiempo de incertidumbre y cambio no ha terminado. Hoy nos enfrentamos ante una nueva etapa que es el regreso a las oficinas, donde ni el entorno, ni los colaboradores serán los mismos que en marzo cuando todo esto comenzó. Los hechos ocurridos en las últimas semanas nos han cambiado a todos y debemos hacernos cargo de ese cambio y aprender a sobrellevarlo.

Hoy el cuidado de la salud, tanto por el virus como por los efectos físicos y mentales que ha traído la distancia social, es quizás la principal preocupación de las personas. A nivel laboral se deberá enfrentar la transformación interna de las organizaciones, y las repercusiones que puede tener esto en el colaborador y como se le apoya en el cuidado y preservación de su patrimonio a futuro.

No existe una receta para el éxito, pero sabemos que estos temas serán transversales para todos, por lo que nuestra propuesta es que continuemos trabajando en conjunto, co-creando las respuestas a sus preguntas y elaborando las soluciones para los desafíos que tengan que enfrentar durante el futuro que se avecina.

Daniel Nadborny
CEO Mercer Chile
Hable con un consultor Mercer