Mientras el mundo se prepara para el regreso a la normalidad, las empresas están justificadamente preocupadas por el impacto de la pandemia de Covid-19 en sus empleados y en sus negocios.