La automatización está convirtiendo el retiro forzoso en algo del pasado, ¡al fin!

La automatización está convirtiendo el retiro forzoso en algo del pasado, ¡al fin!

Nuestras perspectivas / Voice on Growth Economies / Automatización y retiro forzoso

La automatización está convirtiendo el retiro forzoso en algo del pasado, ¡al fin!
Ver también:
Calendar16 octubre 2018

El retiro forzoso es una idea obsoleta. Pertenece al pasado, junto con los clubes de video, la Internet telefónica ruidosa, y esos mapas enormes que era imposible volver a doblar. Vivimos en otro tiempo, y los lugares de trabajo deben adaptarse a generaciones que están viviendo más, con más inteligencia y productividad. Obligar a hombres y mujeres a retirarse a cierta edad no solo es injusto, es falta de visión. Hoy en día, las personas tienen mucho más valor que ofrecer a las empresas, a la sociedad y a ellos mismos, después de los 65 años.

Envejecer ya no es como antes

Muchas culturas de trabajo y directrices para el empleo no han podido seguir el ritmo de los avances en tecnología, la automatización y las evoluciones del desarrollo humano. Las personas viven y envejecen de un modo muy distinto hoy, en comparación con el pasado reciente.

Para obtener un poco de perspectiva, considere las siguientes estadísticas de expectativa de vida en el año 1965en los siguientes países:

 

 

Estos números son impresionantes. En solo 51 años, la raza humana ha aumentado drásticamente su expectativa de vida colectiva, lo cual está transformando todo sobre lo que significa ser una persona; incluyendo cómo trabajamos, criamos a nuestras familias y determinamos exactamente lo que significa un trabajo para nuestras vidas. Para los empleados de 65 años o más, el futuro es brillante a medida que la tecnología y la automatización continúan cubriendo las necesidades, habilidades y talentos de los empleados de edad avanzada. 

La automatización en la era de una fuerza de trabajo de adultos mayores

Durante décadas, los empleados tradicionales han seguido programas de trabajo reglamentados que exigen que lleguen a trabajar en la mañana y salgan más tarde ese día, o por la noche. Después, cuando un empleado cumple 65 años (o la edad de jubilación estipulada en su país respectivo), ese régimen se detiene de pronto, y se le obliga a entrar en una vida de retiro. La lógica es que las personas de cierta edad ya no pueden funcionar al máximo de su capacidad, y además, nadie quiere pasar sus años dorados trabajando. Los tiempos han cambiado. Para muchos profesionales, el trabajo es no solo un empleo, sino una forma de conectarse con los demás, demostrar valor para la sociedad y mantener sus facultades mentales e intelectuales fuertes, ocupadas y en crecimiento. 

La automatización, afortunadamente, está interfiriendo con esta dinámica de jubilación. Las tecnologías avanzadas y los programas de gestión de capital humano permiten a las empresas contratar, programar y pagar a trabajadores jubilados en nuevas maneras que se adaptan a sus estilos de vida. Muchas empresas están aprovechando el valor de los trabajadores mayores al emplearlos en capacidades más limitadas como mentores, profesores y modelos a seguir para los empleados más jóvenes. En lugar de ser forzados a retirarse en contra de su voluntad, los trabajadores mayores pueden formar parte de fuerzas de trabajo flexibles de empleados semi-jubilados. Los empleadores también se benefician porque ya no tienen la elección binaria de mantener a un trabajador de edad avanzada como empleado a tiempo completo o perderlo totalmente al momento de su jubilación. Esto permite a los empleadores a mantener el acceso al valor y el conocimiento institucional increíble que poseen los trabajadores de edad avanzada, y a la vez permite que los trabajadores mayores a sigan comprometidos con sus responsabilidades profesionales y sus colegas. 

En conclusión: La automatización y el futuro del trabajo

Las carreras son una inversión de por vida. La automatización no solo ayuda a mantener a los empleados mayores conectados con sus carreras, también está abriendo oportunidades para que los trabajadores de edad avanzada preparen a los empleados más jóvenes para el cambio. Si la expectativa de vida humana puede evolucionar de un modo tan significativo en 51 años (ni siquiera una vida para la mayoría de la gente), entonces quienes han presenciado ese cambio, y quienes son parte de esa vida, cuentan con la experiencia y sabiduría invaluables que trae la edad. La automatización seguirá transformando el modo en que trabajan los humanos, pero nunca va a hacer que el conocimiento, el talento y la experiencia se vuelvan irrelevantes. Aunque en el futuro del trabajo quizá haya menos trabajos repetitivos y de bajo nivel de habilidades, siempre requerirán la perspectiva, las ideas y la orientación de quienes vinieron antes. En el futuro, cumplir 65 años será una razón para celebrar la carrera, y no despedirse de ella. 

 

 

DESCARGUE LA APP



  Contacte a un consultor
Nos dará mucho gusto hablar con usted. Por favor complete el siguiente formulario:
*Campos requeridos