La economía mundial presentó una ralentización en 2019 y ahora está creciendo por debajo de la tendencia. Esto se debe principalmente a la ralentización del gasto de capital debido a que la guerra comercial de Estados Unidos con China introdujo una incertidumbre significativa en la toma de decisiones empresariales. También fue impulsada por los efectos rezagados de las condiciones financieras más estrictas en 2018.

Lo que esperamos ver en 2020

  • A la economía estadounidense le seguirá yendo bien, y crecerá a un ritmo cercano a la tendencia
  • A las economías emergentes les irá ligeramente mejor que al mundo desarrollado
  • Europa y Japón deben esperar que el crecimiento económico se recupere  

Lo que dicen las cartas para los EE. UU.

Esperamos que a la economía estadounidense le siga yendo bien, y que crezca a un ritmo cercano a la tendencia. Sin embargo, dudamos de que el mercado laboral pueda mejorar mucho más y esperamos que la tasa de desempleo se estabilice por debajo del 4 %. Esto debería seguir aplicando una presión moderada al alza sobre los salarios, lo que debería apoyar el crecimiento de los ingresos de los hogares y de la confianza de los consumidores, un factor crucial para el crecimiento económico. Si, como esperamos, la guerra comercial no se intensifica aún más, deberíamos ver un repunte de la confianza empresarial. Aunque, para que eso lleve a un gasto de capital mucho mayor, necesitaríamos ver una mejora en los márgenes de ganancias de las empresas, que han estado bajo presiones internas (salarios) y externas (comercio). En Europa y Japón, esperaríamos que el crecimiento económico se recupere gracias a la fortaleza del mercado laboral y de los balances de los consumidores, así como a factores externos como el repunte de la actividad comercial mundial. 

Lo que dicen las cartas para China

Las perspectivas para China pueden estar mejorando, ya que tanto el banco central como el gobierno están tomando medidas para estimular la economía y revertir los esfuerzos anteriores para restringir el crecimiento del crédito. Hasta el momento, China ha sido menos agresiva para estimular la economía de lo que era en 2016, y queda por ver si van a hacer algo a mayor escala. En cualquier caso, mucho depende de los próximos pasos en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. En el momento de la redacción, estábamos cerca de un acuerdo comercial provisional de “fase 1”. Queda por ver si eso se materializa y deshace el daño ya hecho. Parece que las dos partes podrían acceder a algunos acuerdos más directos, como la compra de ciertos bienes, y retrasarían las conversaciones más difíciles sobre propiedad intelectual a la “fase 2”. Además, como parte de la fase 1, pueden eliminarse los aumentos arancelarios previstos. La mayor parte del mundo emergente está mostrando fundamentos económicos ampliamente sólidos; sin embargo, es probable que la narrativa de la guerra comercial y el alcance del estímulo de China sean los decisores finales de si las economías emergentes vuelven a la tendencia (y tal vez por encima) o se mantienen en niveles más débiles.

Estamos aquí para ayudar

Es importante que los inversores evalúen el éxito de su estrategia de inversión, pero creemos que es igual, si no más importante, establecer una estrategia que esté orientada a mejores resultados. Nuestro equipo tiene experiencia para ayudarle a evaluar el impacto de esta perspectiva en su cartera y poner en marcha un plan para un mañana mejor.
 

Descargue el Informe de perspectivas económicas 2020

Introduzca sus datos a continuación para recibir el informe en su bandeja de entrada. Si no tiene activado el bloqueador de ventanas emergentes, su navegador le indicará que descargue el artículo o que lo vea en una ventana nueva.

*Campos requeridos