Retiro anticipado

Las direcciones de Recursos Humanos suelen buscar implementar políticas de retiro anticipado para el personal prejubilable.

Estos planes surgen con mayor prevalencia durante coyunturas difíciles, en donde las empresas que necesitan reducir personal optan por acelerar las etapas de retiro en las poblaciones mayores.

La búsqueda de un plan de retiro anticipado se orienta a facilitar el proceso jubilatorio estableciendo un puente entre hoy y el momento del retiro efectivo, cuidando los aspectos del buen vivir del empleado en términos de ingresos, salud y asesoramiento previsional.

Los planes de retiro anticipado, aún cuando se lleven a cabo por la necesidad de reestructuración, no causan el impacto negativo de los planes de desvinculación voluntaria, que abarcan a personal de cualquier edad.

El plan de Retiro Anticipado es un plan de prejubilación que se aplica no más de cinco años antes de la edad normal de retiro (60 en hombres y 55 en mujeres), aunque puede ampliarse con análisis de casos muy puntuales. Contribuye que el empleado cuente con 30 años de servicio, que haya realizado aportes a la edad normal de retiro y/o colaborar a que los tenga con algunas de las posibilidades que brinden las normas en cada momento.

El primer paso es el diagnóstico, para lo cual es necesario segmentar la población y realizar un análisis previsional previo para determinar si la persona cuenta o contará con 30 años de servicio con aportes, o si los podrá adquirir por moratorias vigentes o por aportes como autónomo, si encara alguna actividad como autónomo voluntario con anterioridad.

Para el diseño del plan habrá que tener en cuenta los siguientes elementos: porcentaje del salario neto hasta el retiro efectivo como puente para que el empleado siga percibiendo ingresos; ajuste del beneficio para garantizar que su ingreso se actualice y no sea erosionado por la inflación; plan de salud hasta la edad de retiro efectivo; seguros requeridos, vehículos de financiación, asesoramiento y trámites previsionales que serán iniciados, según lo permite ANSeS, 4 meses antes de la edad normal de retiro si es que el empleado cuenta en ese momento con 30 años de aportes.

Es habitual también, que se nos solicite calcular el impacto en la jubilación provocado por el hecho de retirarse antes de la edad estipulada y proyectar que tendrá menos años de servicio con aportes. Esta es una consulta frecuente por parte de los elegibles para el plan y la búsqueda de transparencia para el planteamiento es fundamental. Las proyecciones de haberes previsionales se hacen solo para exhibir el impacto previsional producto del programa. Con este cálculo podrá estimarse el capital que financiaría esa diferencia como referencia para la empresa.

Teniendo en cuenta las cargas sociales, el diseño del modelo impositivo y el vehículo escogido se estiman los costos primarios del plan. Los costos secundarios se calculan teniendo en cuenta las coberturas adicionales y los servicios comprometidos. De estos resultados saldrán las primeras conclusiones de costo / beneficio del plan y consecuentemente el esqueleto del diseño.

El trabajador no podrá tomar la decisión de acogimiento o no al plan de retiro anticipado optativo, si no conoce los beneficios previsionales que se estima percibirá a la edad de retiro y, dado que este dato es útil para algunas mediciones de impacto, podremos utilizar los legajos previsionales que de aquí surjan para el momento de la entrevista individual.

Por último, realizaremos una entrevista con un experto previsional para canalizar cualquier tipo de duda. Esto es de fundamental ayuda para la suscripción al plan.

Claves para la implementación
 

Contribuye al éxito del programa, que el empleador se haga cargo de los trámites previsionales de los individuos dentro del plan con la antelación necesaria para no demorar el comienzo previsto del pago de la prestación. Algunas empresas encaran la obtención del reconocimiento de servicios del trabajador no bien se incorpora al plan, para que la gestión de los beneficios de jubilación luego resulte más sencilla.

Finalmente, todo plan de retiro anticipado culmina en forma exitosa cuando incorpora la promesa de cobertura de salud para el trabajador y su grupo familiar hasta la edad normal y efectiva de retiro.

La comunicación del plan es de vital importancia. La elaboración de un documento general conteniendo la descripción del plan, su alcance y sus atributos para ser distribuido entre los posibles beneficiarios es un paso básico. Sin embargo, cada caso tiene características particulares, por lo que se recomienda establecer un canal de servicio personalizado para poder dar cuenta de las proyecciones de todas sus prestaciones previsionales, las posibilidades de mejora por iniciativas personales, el encuadramiento actual de contrataciones previas de seguros con distintos mecanismos de ahorro y las respuesta a toda duda que pueda haberse generado durante el proceso.

El primer día de la persona que se jubila constituye una página en blanco. Hacerlo anticipadamente produce un efecto aún mayor. Un proceso de retiro bien elaborado y planificado, que canalice dudas y que aclare todos y cada uno de los aspectos contribuye no solo al diseño de la etapa que se inicia; sino también a que la empresa sea valorada por un beneficio otorgado con respeto de todas las variables.

Ana María Weisz
Por: Ana María Weisz

Directora de Wealth de Mercer para Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay y Paraguay

Deseo hablar con un especialista de Mercer
Favor de llenar sus datos para que un consultor se comunique con usted.
*Campos requeridos