Antes del Covid-19, el planeta ya enfrentaba desafíos que exigían cambios profundos. Desigualdad, transformación digital y una revolución total para el futuro del trabajo, nuevas fórmulas de producción, la aceleración del cambio climático y el desastre en temas de biodiversidad ya eran signos de los tiempos. Por si aquello fuera poco, la pandemia vino a acelerarlo todo…aún más. Al final, el imperativo es actuar en forma conjunta y rápidamente. Todos los países y todas las industrias -desde el petróleo hasta la tecnología- deben transformarse.

En este escenario, donde lo esencial es detener la pandemia e impulsar la recuperación, todo es importante: disminuir las emisiones de carbono y el desperdicio, luchar por la biodiversidad, cerrar la enorme brecha de habilidades de la fuerza laboral, reducir la desigualdad y aumentar los niveles de equidad e inclusión.

 

Cinco pilares para el Gran Reinicio

El mundo debe reestablecer sus prioridades. En ese contexto, la Agenda de Davos realizada el pasado mes de enero de 2021, coloca el foco sobre cinco temas fundamentales:
 

1.      El diseño de sistemas económicos cohesivos, sostenibles y resilientes.

2.      Un impulso a la transformación y el crecimiento responsable de la industria.

3.      La mejora en la administración de los bienes comunes globales.

4.      El impacto y aprovechamiento de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial.

5.      El avance de la cooperación mundial y regional.


De las respuestas a estos retos depende la configuración del mundo pospandémico.

 

Así opinan el fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, y el cofundador de Monthly Barometer, Thierry Malleret, ambos autores de una obra fundamental para comenzar a imaginar ese mundo: Covid-19: The Great Reset.

Riesgos Globales, implicaciones disruptivas

Entender cabalmente el mundo en el que vivimos es el principio de la solución. Para hacerlo, es de gran utilidad la lectura atenta del Informe de Riesgos Globales publicado por el Foro Económico Mundial con el apoyo de Marsh McLennan. El documento, que señala las implicaciones disruptivas de los principales riesgos que enfrentamos, muestra los resultados de una encuesta con 700 expertos y tomadores de decisiones.


El análisis de sus respuestas devela sus preocupaciones, la interacción de los riesgos globales y las oportunidades que habrá que aprovechar para mitigar cada amenaza en forma colectiva.


Ante un futuro fracturado en el que los desafíos globales se agudizan, las lecciones que hay que aprender son muchas y de vital importancia.  Imaginar el mundo que viene es un buen comienzo, por lo que Davos marca los compromisos que deben asumirse para emprender "el gran reinicio".

Riesgos Globales

Paridad de Género para impactar el crecimiento del PIB mundial

Mercer estuvo presente en Davos para exponer en la mesa de discusión “Añadiendo a la Paridad de Género en el Corazón de la Recuperación”; en la que Martine Ferland, CEO Mercer, compartió la postura de la compañía en materia de paridad de género, un tema al que la pandemia impune nuevas urgencias.


Las cifras son elocuentes: las mujeres representan el 39% del empleo mundial, pero representaban ya el 54% de la pérdida total de empleos en un tiempo tan temprano como mayo de 2020. Las mujeres han estado en una situación especial porque muchas de ellas tienen los trabajos más vulnerables, y porque sus turnos y horas de trabajo se han duplicado con la pandemia.

Paridad de Género


“Si bien el 81% de las empresas fomentan la diversidad y la inclusión -señaló en su intervención Ferland, citando el reporte global When women thrive 2020 de Mercer-, solo el 41% da seguimiento al flujo del talento en la contratación, las compensaciones y las promociones. Hay mucha disposición a entender el problema, pero no todos los programas operan de manera efectiva. Necesitamos mayor rigor en la aplicación de mediciones y usar técnicas que al final marquen la diferencia”. Esto, con la finalidad de acelerar la equidad y la inclusión a nivel global.


El asunto es significativo si se toma en cuenta que abordar la brecha de género impulsará el PIB mundial. Si se toman las medidas adecuadas -como se expresó en otro foro sobre equidad en Davos-, se podrían agregar 12 billones de dólares al PIB mundial para el 2030.


No obstante, esta perspectiva, persiste el riesgo de que la paridad retroceda como prioridad en las organizaciones, que podrían centrarse solo en la recuperación.


De ahí la importancia de definir políticas, repensar revisiones de desempeño y promociones, que colaboren a apoyar a las mujeres en el largo plazo contribuyendo a una sociedad más justa.


Mercer apoya a sus socios para reimaginar cómo reestructurar su lugar de trabajo y explorar nuevas formas de trabajo acelerando la diversidad, la equidad y la inclusión.

Contáctenos

Si le interesó este artículo y quiere recibir más información déjenos sus datos:

*Campos obligatorios